El alcalde de Alicante y  vocal del PP en la Federación Española de Municipios y Provincias, Luis Barcala, mantuvo ayer un encuentro digital con afiliados y miembros del Comité Ejecutivo del PP de Boadilla en el que analizó la grave situación que se está viviendo en la Comunidad Valenciana como nuevo epicentro de la pandemia en esta tercera ola de coronavirus, y la ausencia de ayudas del Gobierno como apoyo frente a esta situación.

El regidor destacó durante su intervención el impacto económico que está teniendo la pandemia en una ciudad como Alicante, en la que el 85% de su tejido productivo está relacionado directa o indirectamente con el turismo.

Esta mala situación se ha visto agravada más recientemente por las nuevas restricciones decretadas por la Generalitat en la Comunidad Valenciana ante el incremento de la incidencia de contagios como el cierre de restaurantes, bares y cafeterías, el adelanto a las 6 de la tarde de la hora de cierre de comercios, o el cierre perimetral de todos los municipios de más de 50.000 habitantes.

En este contexto el Ayuntamiento ha concedido ayudas para pymes y autónomos por importe de cinco millones de euros, pero sigue esperando a que lleguen las ayudas del Gobierno procedentes de los Fondos de Bruselas.