Como parte del ciclo periódico de conferencias online que organiza el Partido Popular de Boadilla, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, participó ayer en un encuentro digital con los afiliados y simpatizantes de la sede local en el que describió las dificultades económicas por el COVID 19 que está viviendo una gran ciudad como la suya, y una de las más endeudadas de España por efecto de 16 años de gobiernos de la izquierda, «que aún no ha recibido ni un euro del Gobierno de España».

Azcón describió la «rebelión de los alcaldes» abanderada por el Partido Popular durante los meses de agosto y septiembre, dirigida por el vicesecretario de Política Territorial del PP, Antonio González Terol, cuando el Gobierno intentó «incautarse» de los ahorros de los ayuntamientos con remanentes, mediante un acuerdo a través de la FEMP, y no pudo hacerlo porque el PP recabó apoyos de partidos de distinto signo.

En alusión a su propia ciudad y a la intención del Ejecutivo de Sánchez de dejar fuera de los fondos europeos a las ciudades sin remanentes, el alcalde explicó que «es curioso que los mismos partidos -PSOE y Podemos- que han provocado la pésima situación en la que se encuentra el Ayuntamiento de Zaragoza, intentaran excluir a la ciudad del fondo más importante que se va a destinar a todos los ayuntamientos de España».

La segunda parte en esta rebelión de los Consistorios llega ahora cuando el Ejecutivo de Sánchez pretende limitar a un 4% la parte asignada a los Ayuntamientos de los 30.000 millones de euros de los fondos de Bruselas que llegarán a España el próximo año «cuando representamos un 14% del gasto público de nuestro país».

«Los ayuntamientos somos las administraciones más próximas a los ciudadanos y, estamos en primera línea en las actuaciones de acción social. Por ello reclamamos un fondo incondicionado de 4.000 millones de euros para los años 2020-2021 y otro de 1.000 millones de euros de apoyo a nuestra red de transporte público», explicó.

«En nuestro caso, hemos tenido que duplicar nuestras ayudas de alimentación; hemos registrado una drástica reducción en nuestros ingresos; y debemos financiar una red de transporte público manteniendo los servicios, que actualmente registra una caída de ingresos del 45%», añadió.