La vicesecretaria de Acción Sectorial del Partido Popular, diputada nacional y ex ministra de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez, analizó ayer en una videoconferencia por Zoom con los afiliados y simpatizantes del PP de Boadilla la mala situación que viven las empresas españolas por efecto de la pandemia y por una «pésima gestión» de la misma.

«Faltan ayudas directas a las empresas para salir de la crisis con los menores daños estructurales posibles e impulsos fiscales coyunturales para ayudarlas no sólo en sus gastos de personal, mediante la fórmula de los ERTES, sino en el resto de gastos como alquiler de locales, agua, luz etc», explicó la vicesecretaria.

«El modelo de gestión del Gobierno de Sánchez – continuó Rodríguez – orientado únicamente a dar ayudas a los desempleados, termina por perjudicar a los más vulnerables al atacar a las empresas en las que trabajan. Cada vez que cae el PIB se traduce en pérdida de empleo, con nombres y apellidos.»

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) dibujan, en la opinión de la ex ministra, «un panorama sombrío», con un desempleo que afecta a cuatro millones de personas, y 750.000 en situación de ERTE más los 130.000 incorporados durante el mes de febrero.

El incremento del déficit público experimentado desde la moción de censura del año 2017, preocupa también a la vicesecretaria ya que, según previsiones de los analistas y organismos internacionales, alcanzará este año los 100.000 millones de euros o el equivalente a un 120% del Producto Interior Bruto, convirtiendo a España en el país con mayor déficit público de la eurozona.

«En paralelo, el Gobierno cree que todo lo puede arreglar con la subida de la presión fiscal», añadió Rodríguez. «Sin embargo, una subida fiscal se compagina muy mal con las 100.000 empresas cerradas, los 700.000 empleos destruidos, las 750.000 personas en situación de ERTE y el millón de pymes y autónomos que se encuentran al borde de la desaparición».