El diputado en el Congreso y alcalde de Boadilla del Monte, Antonio González Terol, reprochó el pasado miércoles a la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, durante una pregunta parlamentaria el incremento de los impuesto que gravan el gasóleo que afectará a 17 millones de vehículos diésel.

Durante su comparecencia Carcedo confirmó que el Gobierno estudia una subida de los impuestos del gasóleo -que se aplicaría de manera progresiva en los próximos cuatro años- y que según estimaciones supondrá un coste extra de entre 9,5 y 14,3 céntimos por litro y un coste anual para los conductores de 200 euros de media.

Durante su intervención Terol reprochó a la ministra que desde que le declararan la guerra a este combustible el pasado verano anunciando que “el diésel tiene los días contados” no se haya hecho una estimación de la repercusión económica de esta medida en los consumidores.

“Desde la concepción sectaria y demagógica que tienen ustedes y sus socios de Gobierno de la política”, explicó “poco le importan los más de 17 millones de usuarios de vehículos diésel privados que tendrán que pagar 200 euros más al año para poder utilizarlos, usuarios que no son grandes fortunas sino que representan a la clase media española y constituyen el 80% de los contribuyentes en el IRPF”

“Tampoco les importa – continuó Terol – el impacto de esta medida en las pymes, que representan un 10% del PIB español, ni los 40.000 trabajadores del sector de la industria del automóvil que se van a ver afectados por el anuncio de esta subida de impuestos debido al paro en las factorías en las que trabajan”.

“No se amparen ustedes en la repercusión medioambiental de su medida, pues este combustible emite un 15% menos de CO2 a la atmósfera que la gasolina, y recapaciten sobre el impacto de esta medida que puede enviar a miles de trabajadores al paro y que tendrá que pagar la clase media española”, concluyó Terol.